martes, 4 de febrero de 2014

Día 94 Personaje Redentor-Salvador




En este blog escribiré a detalle los pensamientos, las imágenes, el remordimiento, de lo que yo ‘he creído’ que no hice con respecto al perro y ver el proceso desde el principio lo quise ‘salvar/rescatar’ del ‘sufrimiento’ y de cómo es que al querer hacerlo más consecuencias desataron y que en todo caso es ver como he utilizado la muerte como otra manera de sacar mis propias emociones a la luz, ya que todo esto es con respecto a mí misma y no al perro ya que él descansó puesto que no es vida vivir como estaba viviendo y finalmente reconocer que hice lo que pude y punto, ya que yo misma puedo enfocarme mejor a investigar a fondo el porqué de mis reacciones durante este evento.

Lo que recuerdo que sentí cunado vi por primera vez al perro fue ‘lastima’ como una reacción ante interpretaciones dentro de mí como por ejemplo ‘está ahí tirado tan solo tan desprotegido, abandonado y con hambre’ por lo que como segundo me metí a mi casa en busca de comida para que me siguiera hasta el pasillo de mi casa para sí dejarlo dentro con la intención de ‘protegerlo’ y justo de desde ahí el punto de partida fue del pasado es decir yo crecí con mi abuela materna y desde que yo puedo recordar siempre tuvo perros tanto en el D.F. y cuando llego de nuevo a vivir con nosotros en Durango los traía de la calle dándoles comida, (aquí puedo ver como aprendí tal mecánica para atraerlos) y los metía a la casa y de esa forma llego a tener aproximadamente 80 perros dedicándoles su tiempo y dinero de tal forma que su vida giraba alrededor de los perros a un punto tal que ella termino durmiendo en un pequeño espacio de su cama pues los que ella consideraba como sus ‘consentidos’ dormían con ella y el resto en diferente partes de la casa por lo que mis hermanos y yo solo podíamos estar en la cocina y/o nuestra habitación que permanecían cerradas prácticamente todo el tiempo para que no la ensuciaran, por lo que la prioridad en su vida siempre fueron sus perros incluso a costa de ella misma, por lo que cuando entre a la secundaria me daba mucha vergüenza que supieran donde vivía ya que mucha gente pensaba que ahí era la ‘perrera municipal’ y como que en alguna ocasión escuche que alguien se refería a ella como ‘loca’ por tener tantos perros y tanto mi madre y mi tía S se enojaban con ella porque todo el dinero que ellas le daban como el que ella recibía de su pensión y de las cosas que vendía lo invertía en la manutención y cuidado de los perros.

Así que cuando mi madre se va a trabajar a la Cd. de México y nos quedamos por completo al ‘cuidado’ de ella yo empecé a confrontarla en términos de ver que no hacía comida para nosotros y si para los perros y la que compraba para nosotros la escondía en su cuarto, así que cuando yo le reclamaba ella decía que prefería a sus perros que a nosotros, ya que los perros eran ‘agradecidos, fieles y que ellos si la querían’ y nosotros no sintiéndome yo misma como menos/mala con respecto a ellos y enojada con ella por ponerlos como más/buenos con respecto a mí tomando esto como ‘personal’ por lo que muchas veces desee que se murieran todos junto con mi abuela, y aquí puedo ver que no eran ellos los responsables de estar ahí sino de mi abuela y de quien era ella con respecto a ellos y yo por no hablar abiertamente de cómo me sentía con respecto a ellos y simplemente me lo calle por miedo a me maldijera con la letanía de siempre: ‘Dios te va a castigar’, ‘eres una niña malagradecida’.

Y en esa etapa de mi adolescencia yo aprovechaba cualquier pretexto para salirme de la casa y quedarme a dormir con las amigas ya que no gustaba vivir en medio de tanto perro, fue como empezar a no ‘querer saber’ de más perros como sentirme harta  de tanto perro y como culpar-los de que yo no pudiera vivir en una casa ‘normal’ ya que siempre estaba sucia llena de ‘orines, cagadas y pelos’ y que por más que yo limpiara la casa a los 5 min los dejaba entrar mi abuela por lo que de nuevo todo se ensuciaba por todos lados  y aunado a eso los olores de las suciedad con la carne de caballo que diariamente cocinaba para darles de comer lo que prácticamente me era imposible vivir en esa casa y así constantemente queriendo yo misma huir de mi realidad permaneciendo así enojada y harta de mí situación culpando tanto a mi abuela y los perro por tal situación.       

Por lo que cuando yo me fui a estudiar a la Cd. de México fue como sentirme finalmente liberada de esa vida, de los perros y de mi abuela ya que por supuesto durante mi estancia ahí jamás tuve perros, (hasta que después de 18 años regrese a vivir de nuevo a Durango y ya había nacido mi hija A y cuando ella tenía 4 años tuvimos un primer perro)  por lo que cuando mi abuela enfermo no sé quién pero decidieron ‘sacrificar’ a todos los perros y fue mi hermano D al que le toco llevar a cabo tal evento y cuando fue a al D.F. me conto que él tuvo que subirlos a todos los perros y llevarlos a que los ‘sacrificaran’ y que al describirme como sucedió tal evento desde cómo le hizo para subirlos a la camioneta ofreciéndoles comida para que lo siguieran y que el interpreto de que iban contentos a pasear pero que sin embargo él sabía lo que les esperaba, y que recuerdo como yo misma imagine dentro de mí misma todo ese suceso igual al suceso de cuando tenía 8 0 9 años que yo sacaba de las bolsas a los perros recién nacidos que mi abuela cloro-formaba con la intensión de salvarlos y el arrepentimiento por el remordimiento/culpa que sentí por no lograr ‘salvarlos’ en esa experiencia pasada, por lo que cuando mi hermano me estaba contando lo sucedido literalmente lo reprimí totalmente dentro de mí en ese momento donde aparentemente yo no tenía ‘nada que ver con esa experiencia’ haciéndome parecer que ‘yo misma no formaba parte de eso’ como si eso ‘no fuera mi problema de ninguna manera’ por lo que no hable de lo que yo había experimentado en el pasado y ya no quise seguir escuchando.

Así que ahora puedo ver el porqué de mis pensamientos y reacciones en el momento que estaban durmiendo a Hachi y después que se llevaron su cuerpo físico donde literalmente corrí a mi habitación tirándome en la cama y enseguida me desborde dando rienda suelta al llanto con gritos ahogados en la almohada y sintiendo como un ardor subía desde mi estómago hasta mi pecho y empecé a decir en voz alta con que ‘ya no podía más’ que ‘ya no quería seguir viendo lo mal que la estaba pasando el perro’ pero más como lamentándome que desde el realmente ‘reconocer’ que había hecho lo que podía por el perro y como tal eso fue lo que es mejor para él, para mí para todos, por lo que salieron a flote todos mis demonios internos, permitiendo y aceptando torturarme y mortificarme con ideas y pensamientos como: y ‘si no lo hubiese bañado tan seguido’ o ‘es que no me despedí de él eres una cobarde’ o ‘es que me precipite debí esperar más a ver si se recuperaba’ a tal punto  que quería desaparecer de aquí y físicamente me sentía terriblemente  débil y sin apetito y cuando dormía no descansaba por lo que estaba en un estado de profunda ansiedad, angustia y miedo ya que yo misma estaba permitiendo y aceptando ser consumida por el remordimiento debido al pasado en el que no había logrado salvar de la muerte a los perros y que yo misma oculte dentro de mí abdicando así mi responsabilidad debido al remordimiento que manifesté y acepte definirme a mí misma por lo que simplemente yo misma recree un ciclo del tiempo, castigándome a mí misma dentro y como la mente ya que a través de Hachi simplemente yo quise redimir el pasado generando así las consecuencias mencionadas arriba.  

Dimensión del Miedo.

-Miedo a ser maldecida’ por mí abuela.

Me perdono a mí misma por haber aceptado y permitido a mí misma tener miedo a ser ‘maldecida’ por mi abuela en términos de que ‘dios me castigaría’ cuando la confrontaba con el tema de los perros, por lo que desde ahí yo misma permití quedarme callada ante mi abuela con respecto a los perros, y desde ahí permití y acepte reaccionar con enojo en contra de ella y los perros por creer que los prefería a ellos y no a mí,  en lugar de ver que si bien yo no estaba por encima de ellos tampoco ellos estaban por encima de mí, sino más bien es entender quien estoy siendo con respecto a los animales, y no entrar en comparaciones y/o polarizaciones como ‘más o menos’ y reconocer que los perros y yo somos uno y lo mismo, en lugar de estar creando y generando más consecuencias que beneficios alimentando así al sistema mental dentro de mí.

Me perdono a mí misma por no haberme aceptado y permitido a mí misma darme cuenta que el tener miedo de hablar de expresarme en honestidad ante mi abuela con respecto a los perros en el pasado fue como entrar en un bucle del tiempo y ahora en este evento con Hachi, donde yo sabía que tenía que ponerme de pie desde el principio que decidí hacerme cargo de un perro más (ya que tengo otros 4), simplemente no me hubiera comprometido a otro ser como a mí mismo, por lo que yo misma permití y acepte la experiencia del arrepentimiento/remordimiento como un demonio que me comía de adentro hacia fuera debido a que yo misma sabía lo que hacía en el momento que decidí meter al perro a mí casa y cuales ya serían las consecuencias por no hablar y expresarme en la honestidad conmigo misma, en lugar de considerar si yo realmente tenía el tiempo, el dinero y en el estado físico en que se encontraba el perro y considerar las posibles consecuencias de hacerme cargo de un perro más como el ser vivo que es como uno e igual a mí aplicando el sentido común en absoluta honestidad conmigo misma como uno.

Me perdono a mí misma por haberme permitido y aceptado a mí misma tener la experiencia del arrepentimiento/remordimiento como un demonio que prácticamente me estaba comiendo por dentro en el momento que decido dormir al perro, y que esto yo ya sabía que pasaría como consecuencia del miedo a hablar/expresarme en honestidad conmigo misma, producto de una memoria del pasado por lo que yo misma recree un time loop, en lugar de tomar responsabilidad por mí misma y de mí pasado con respecto a los perros, previniendo así en lugar de lamentar.

Me perdono a mí misma por no haberme permitido darme cuenta que tuve miedo a tomar responsabilidad de mí misma, en el momento en que mi hermano D me cuenta de cuando durmieron a los perros en el pasado de modo que yo misma suprimí, oculte he hice como si no pasara nada no permitiendo y aceptando enfrentar la pena dentro de mí misma en el pasado y realmente hacer un cambio efectivo, por lo que en el evento Hachi literalmente me fui de mí misma a la experiencia de un ardor en estomago que subió hasta mi pecho por la ansiedad y el miedo que viví desde que llegaron a dormirle y se llevaron su cuerpo encerrándome por completo dentro de mí misma, por lo que en ese momento yo misma permití y acepte ser influida y controlada por el remordimiento basado en una memoria del pasado que yo misma no había querido enfrentar, en lugar de simplemente detenerme y respirar hasta llegar a estar estable como yo misma en mi propia fisicalidad y entonces no permitiendo ni aceptando así entrar en un ciclo del tiempo y dirigir tal situación de forma efectiva.

Me perdono a mí misma por haber aceptado y permitido sabotear-me a mí misma por miedo a tomar mi propia acción directiva desde el momento en que llegan a dormir a Hachi, por no querer darme cuenta que en realidad yo estaba ocultando un arrepentimiento/remordimiento dentro y como yo misma a causa de no enfrentar una pena dentro de misma, por la tristeza que me produjo saber de cómo fueron dormidos los perros con los que yo crecí en el pasado, por lo que yo misma permití que permeara este evento aquí lamentándome por tales acciones, en lugar de ponerme de pie aquí en la honestidad como yo, como uno, como todos, como iguales, en la realidad y dándome siempre dirección a mí misma expresándome/hablando aquí en el momento y a cada momento a cada respiro, sin miedo, sin lamentos por su muerte, tomando riesgos de ver/enfrentar a mi propia vulnerabilidad en total y absoluta honestidad conmigo misma en lugar de suprimirla/ ignorarla y esconderla dentro mí misma generando yo misma tales reacciones energéticas como yo misma.

En y cuando me vea a mí misma teniendo miedo a ser maldecida por mí abuela y desde ahí permitir y aceptar sabotear-me a mí misma con ‘miedo a hablar/expresarme con honestidad’, ‘temiendo a tomar responsabilidad de mí misma’ y ‘miedo a tomar mi propia acción directiva’, Me detengo y respiro y me traigo aquí a mi realidad actual, donde puedo ver y entender que el remordimiento y el arrepentimiento son producto de la supresión/represión que yo misma permití en el pasado y que en este evento con Hachi simplemente emergieron, por abdicar mi total responsabilidad al no ponerme de pie y hablar/expresarme en el pasado y simplemente decirle a mi hermano que entendía por lo que había él mismo pasado, ya que yo misma lo había padecido en otro momento en mi infancia, estando ambos como uno e igual.

Me comprometo a mí misma a darme dirección a mí misma con estar aquí considerarme y hablar/expresarme en honestidad como uno mismo cuando me vea en otro momento queriendo hacerme cargo de otro ser en términos de si realmente cuento con ‘tiempo, dinero y otras situaciones como ‘consecuencias’ que implicarían tomar el compromiso de cuidar a otro ser vivo y el efecto sobre mí misma como enfermedades y todos los demás en mi entorno, trátese de humano, animal y/o planta aplicando así el sentido común en términos de prevenir en vez de lamentar.

Me comprometo a mí misma a tomar mi propia acción directiva al expresarme con palabras vivas aquí en el momento en términos de aplicar la honestidad a todas bruces conmigo misma viéndome a mí misma y mi realidad financiera, de tiempo, espacio en cuanto a el lugar donde habito entendiendo que no soy yo sola sino cohabitamos otros 6 seres vivos y yo, donde no me permito ni acepto tomar decisiones desde la emocionalidad entiéndase ‘lastima’ como en este caso, sino tomando absoluta responsabilidad de y por mí misma como yo misma corriendo el riesgo de vivir en honestidad conmigo misma, como uno en ves desde un personaje ‘redentor’ como yo misma, sino como un ser humano vivo donde yo soy mi propio rector y no la mente y sus miedos dentro de mí.

Me comprometo a mí misma tomar como punto de partida mi realidad actual con total y absoluta honestidad y que antes de tomar la decisión de tener un animal/persona/planta más bajo mi cuidado ver que es un compromiso de por vida y como tal implica mi absoluta honestidad conmigo misma es decir considerar si en este momento cuento con recursos financieros, de espacio y habilidades para cuidar de un ser vivo más, en lugar de verlo con los ojos del pasado llenos de remordimiento y lástima ya que eso en realidad no es de ayuda ni para mí ni para nadie, ya que me doy cuenta de que algo que empezó como una ‘buena’ intención termino teniendo más consecuencias que beneficios tanto para mí como para el perro como para todos.
Por lo que me comprometo a mí misma a estar aquí con mis pies firmes en la tierra y levantarme dentro de mí y en lo sucesivo estar alerta/atenta a mí misma y respirar antes de tomar alguna decisión sobre hacerme cargo de alguien o algo más siendo totalmente honesta como uno y ver si tengo las posibilidades o no para colaborar, participar en una situación así y de ser no simplemente hablar-lo/expresarlo directa y claramente tal cual.

Me comprometo a mí misma a tomarme en consideración como una como todo, como iguales, como tal evento y así dirigirlo de manera efectiva, en lugar de estarme mortificando con ideas, pensamientos de que pude haberlo hecho mejor ya que eso no me apoya, ni le apoya a nadie en la vida, ya que puedo ver que simplemente el dormirle fue lo mejor para él y para mí como para todo en la vida, ya que no era agradable verlo sufrir ya que tengo claro que hice por el perro lo mejor que pude.

Me comprometo a mí misma traerme a la realidad en y a través del respiro y no permitirme tomar decisiones basadas desde el aspecto emocional, sino más bien con los pies en la tierra, restableciéndome a través de la escritura respiro a respiro y de pensar físicamente en términos de hablar claro, directo y con total honestidad, haciendo lo que tengo que hacer y no crear consecuencias ni para mí ni para nadie más, por lo que entonces el arrepentimiento/ remordimiento como tal deja de tener efecto dentro y como yo mismo.

Me comprometo a mí misma a seguir investigando en mi experiencia de vida que otros eventos están relacionados con esto teniendo como punto de partida lo que me pueda ser de apoyo/asistencia tanto para mí como para todos como uno como iguales como vida.


-Miedo a que Hachi muriera de hambre y solo, por creer que nadie más le tendería una mano.


Me perdono a mí misma por no permitirme darme cuenta desde el principio que tuve miedo a que Hachi muriera de hambre y solo, por creer que nadie más le pudiese tender una mano en el momento que lo vi por primera vez enfrente de mi casa, por lo que entonces yo misma decidí darle de comer y poco a poco hasta meterlo a mi casa, siendo como yo misma un personaje ‘redentor’ que yo misma diseñe basado desde una memoria infantil, donde el remordimiento quedo suprimido en y dentro de mí por lo que en este evento emergió desde las profundidades de la mente dentro de mí como yo misma, experimentando ansiedad y miedo dentro de mí, permitiendo y aceptando yo misma entrar en un ciclo del tiempo, generando así las consecuencias ya mencionadas, en lugar de ver tal situación tal cual aquí en honestidad como uno mismo en vez de verlo desde el remordimiento del pasado, sin culpa, sin nada que lamentar, sino viendo y estando en la realidad actual tal cual y como es.

En y cuando me vea a mí misma entrar en miedo a que algún otro perro en la calle pudiese morir de hambre y solo, creyendo que nadie más le tendería una mano, Me detengo y respiro, Ya que puedo ver y entender que yo misma entre un ciclo del tiempo recreando así un remordimiento el pasado, en lugar de ver y estar en mi realidad actual en absoluta honestidad como uno mismo.


Me comprometo a mí misma a estar dirigiéndome a mí misma con los pies en la tierra antes de tomar cualquier decisión con respecto a hacerme cargo o no de otro ser vivo, partiendo desde una realidad actual en cuanto ver en honestidad como uno mismo si me es posible hacerlo en lo físico como tiempo, dinero y esfuerzo, en lugar de verlo con los ojos del pasado como el remordimiento, ya que eso me separa de mi realidad física actual perpetuando y generando así el sufrimiento tanto para mí, como para cualquier ser vivo aquí y en mi mundo. 

Continuare en próximo blog con la dimensión del pensamiento.

Gracias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.